¡Esto sí que es perder la CABEZA!

Para comenzar con mi entrada debo partir del hecho de que nuestro proceso de aprendizaje es muy lento y transcurre en ciertas fases.

Constamos de una memoria a corto plazo (que se podría considerar como una primera fase) y con la principal ayuda del hipocampo pasamos a la memoria a largo plazo.

Como se puede ver el hipocampo es el principal responsable de la obtención de la memoria a largo plazo. Este consta de cuatro áreas (CA1, CA2, CA3, CA4) de las cuales me voy a centrar en la primera de ellas que es la que relacionamos con el deterioro de la memoria y que puede conllevar a enfermedades como el Alzheimer y la Demencia Senil. Siendo así el hipocampo la estructura fundamental para el almacenamiento de la memoria explícita.

Hipocampo

50primerascitas

Bueno os comento que tras ver la película

“50 primeras citas”

en la que se cuenta una historia que trata de la pérdida de memoria tras un accidente, se me planteó la curiosidad de si había algún caso de este tipo que haya llamado la atención en el mundo y decidí buscar información.

Pues bien, este caso es el de Henry Gustav Molaison (H.M), paciente norteamericano con un trastorno de memoria.

Henry

Era una persona que padecía inicialmente de una epilepsia intratable. El neurocirujano que se ocupó de su caso, tras numerables estudios e investigaciones, decidió que la cura a su enfermedad sólo podía ser la extirpación de su lóbulo temporal medial. A los 27 años le realizaron esta operación que dio lugar a la pérdida de las dos terceras partes del hipocampo y con ello a la pérdida de su funcionalidad.

A ver… ahora sí, ya no padecía epilepsia, pero no sé que es peor… ahora contaba con una amnesia anterógrada que no le permitía introducir nueva información a su memoria a largo plazo y una amnesia retrógrada que no le permitía recordar los 2 años anteriores a la operación y algunos acontecimientos de sus pasados 11 años.

Su aparente capacidad para realizar tareas que requerían el uso de la memoria a corto plazo y la memoria procedimental, pero no de la memoria episódica a largo plazo, sugirió que los recuerdos de estos sistemas memorísticos estaban mediados, al menos en parte, por áreas cerebrales diferentes. Del mismo modo, su capacidad para evocar los recuerdos a largo plazo que había almacenado antes de su intervención, en contraposición a su incapacidad para generar nuevos recuerdos a largo plazo, sugirió que la codificación y recuperación de la información de la memoria a largo plazo también podía estar controlada por sistemas diferentes.

Aunque fue una persona que llevó una vida en la que era incapaz de recordar dónde había dejado algún objeto, qué había hecho el día anterior o qué nuevas personas había conocido. Hasta sus 82 años de vida aportó a la ciencia un gran conocimiento sobre la MEMORIA.

Sofía Roldán.

Advertisements