Marihuana, ¿Droga o medicina terapéutica?

Ya es un hecho el reciente incremento del consumo de Marihuana entre los jóvenes españoles, una droga ilegal muy conocida por ser de las “menos” perjudiciales y producir un “colocón” placentero al fumarla.

Imagen

Este efecto se debe al Tetrahidrocannabinol (THC), su principal componente psicoactivo, que produce enrojecimiento de los ojos (debido a su acción vasodilatadora), aumento del ritmo cardiaco, sequedad en la boca, leve analgesia, somnolencia, y aumento del hambre, sobretodo de la necesidad de consumir alimentos ricos en azúcares (esta necesidad es resultado del consumo de glucosa cerebral por el THC).

Sin embargo, el Cannabis Sativa es más que una droga, es una planta cuyo uso se extiende hacía áreas de lo más variopintas que le dan un carácter beneficioso frente a diversas patologías.

El Tetrahidrocannabinol (Δ9-THC), tiene efectos farmacológicos que son el resultado de su vinculación con los receptores específicos de cannabinol situados en el cerebro y en todo el cuerpo. Las acciones farmacológicas del THC resultan de su actividad parcialmente agonista en el receptor cannabinoide CB1, ubicado principalmente en el sistema nervioso central, y el receptor CB2, expresado principalmente en las células del sistema inmune. Los efectos psicoactivos del THC son mediados principalmente por su activación de los receptores acoplados a proteínas G CB1, lo que resulta en una disminución en las concentraciones de la molécula de segundo mensajero cAMP a través de la inhibición de la adenilil ciclasa.

Imagen

Estructura del THC obtenida por Jmol

La presencia de estos receptores cannabinoides especializados en el cerebro llevó a los investigadores al descubrimiento de endocannabinoides, tal como la anandamida y 2-araquidonilglicerol (2-AG). El THC es mucho menos selectivo que las moléculas endocannabinoide liberadas durante la señalización retrógrada, ya que la droga tiene una eficacia y afinidad relativamente baja de los receptores cannabinoides. En poblaciones de baja densidad de receptores cannabinoides, el THC podría actuar a antagonizar agonistas endógenos que posean una mayor eficacia receptora. Cabe destacar que es una molécula lipofílica y podría ligarse no específicamente a una variedad de receptores en el cerebro y cuerpo, tal como el tejido adiposo.

Es este mismo componente, el responsable de los efectos psicoactivos, el que también le confiere al cannabis sus beneficios en diferentes enfermedades.

Varios estudios han sugerido que el THC también tiene una acción anticolinesterasa que podría implicarlo como un tratamiento potencial para el mal de Alzheimer.

Una de las enfermedades frente a las que puede resultar beneficiosa es la artritis, inflamación y gradual degeneración del cartílago y los huesos de las articulaciones. El tratamiento convencional se basa en opiáceos para calmar el dolor y productos antinflamatorios para mejorar el movimiento de las articulaciones. El cannabis ayuda a disminuir o eliminar el dolor, al alterar la liberación de transmisores en el ganglio espinal de la médula espinal y en la sustancia gris periacueductal, y a ganar movilidad, y no tiene efectos secundarios.

El cannabis también ayuda a reducir la tensión en los estados de ansiedad y favorece la relajación, por lo que su uso puede beneficiar a personas con ansiedad o insomnio. De todos modos, la marihuana incrementa el ritmo cardíaco, por lo que no sería beneficioso para pacientes que sufran de taquicardias.

La Esclerosis múltiple se produce cuando el sistema inmunitario del organismo se vuelve contra la protección natural del sistema nervioso central. Como resultado, se rompen ciertas vías de comunicación nerviosas con el cerebro. La persona que lo sufre se ve debilitada en su conjunto y sufre dolores musculares, problemas graves de movimiento, equilibrio y coordinación e incluso puede llegar a la parálisis completa. El cannabis ayuda a controlar los espasmos y temblores musculares, así como la coordinación.

También puede ser beneficioso frente al asma; este provoca la inflamación de los bronquios y la obstrucción de las vías respiratorias por las mucosidades que éstos provocan. Los enfermos utilizan inhaladores con broncodilatadores, cuyos efectos secundarios incluyen inquietud, insomnio, temblor muscular, nauseas y vómitos. El cannabis es un broncodilatador natural que ayuda a que los pulmones respiren.

Una de las aplicaciones más conocidas por la opinión pública es su actuación frente al cancer. El cannabis actúa sobre parte de los efectos secundarios que sufren los pacientes que están en tratamiento con quimioterapia. Es frecuente que ésta provoque nauseas, vómitos o disminución del apetito, trastornos sobre los que el cannabis suele tener gran efectividad. Consumido antes de las sesiones de quimioterapia evitan las nauseas que se sufren inmediatamente después.

Pero, ¿Son todo beneficios cuando hablamos de la Marihuana? El hecho de que haya varios campos en los que resulte beneficiosa no quiere decir que su uso sea inofensivo, sobretodo cuando hablamos de meros fines recreativos.

A la ya conocida adicción generada por la Marihuana se unen otros efectos secundarios menos conocidos, por ejemplo, los ligados a la salud mental y reproductiva.

Existen estudios cuyas evidencias indican que el uso frecuente y prolongado de cannabis puede ser perjudicial para la salud mental. En individuos predispuestos con consumo habitual se genera un riesgo de síntomas psicóticos. También, a largo plazo los consumidores de cannabis muestran alteraciones en la memoria y la atención que perduran más allá del período de intoxicación.

Por otro lado, aunque son poco conocidos por los jóvenes, existen efectos de la marihuana en la salud reproductiva. Mediante diversos estudios se ha sabido que la exposición crónica al delta-9-tetrahidrocannabinol, afecta el potencial reproductivo humano al alterar el ciclo menstrual, la supresión de la ovogénesis y perjudicando la implantación del embrión y el desarrollo, en las mujeres, y por problemas de eyaculación, disminución de espermatozoides y su motilidad, y generando la pérdida de libido e impotencia en los hombres.

Imagen

Droga o medicamento el Cannabis ha cobrado gran popularidad en una controversia en la que mientras unos la defienden, bien por su uso terapéutico, bien por su particular placer al fumarse un “porro”, otros usan sus efectos adversos para seguir apoyando su ilegalidad. Sea como sea, incluso lo más bueno resulta perjudicial si se abusa de ello.

Iris Simón Sáez

Advertisements

One thought on “Marihuana, ¿Droga o medicina terapéutica?

  1. Nerea Simon Saez says:

    Me parece super interesante el tema que has tratado, y muy bien tratado!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s